Los otros cementerios de Madrid que no conocías

Por | 16 octubre, 2017 | 0 comentarios

1

 

En unas semanas en España se celebra una de las tradiciones más arraigadas de nuestra cultura: el Día de Todos los Santos.

Como cada uno de noviembre, casi todos los cementerios se llenan de personas que van a honrar a sus seres queridos. En la Comunidad de Madrid, cementerios como La Almudena se llenarán desde primeras horas del día; sin embargo, habrá otros camposantos que, por diversas razones, no serán tan concurridos. ¿Quieres saber cuáles son y por qué?

El cementerio británico de Carabanchel

Creado en 1854, este camposanto nació porque la embajada británica necesitaba un lugar para enterrar a personas cristianas no católicas, ya que no eran admitidos en otros cementerios. Por tanto, allí se encuentran 700 sepulturas que alojan cuerpos de británicos, judíos, luteranos u ortodoxos rusos o griegos.

En esta necrópolis, realizada a imagen y semejanza de un cementerio rural inglés y situada en la calle comandante Fontanes, reposan los restos de personajes ilustres como el fundador del Circo Price, los primeros dueños de la pastelería Embassy o familiares de los Loewe.

El camposanto judío

En Hoyo de Manzanares, un municipio situado a unos 40 kilómetros de Madrid, se encuentra el cementerio judío donde todas las lápidas miran al sur (donde se encuentra Jerusalén) y donde las piedras sustituyen a las flores, prohibidas por el judaísmo.

Panteón de Hombres Ilustres

Aunque no es una necrópolis propiamente dicha, en ella descansan destacadas personalidades de la Historia de España. Este Panteón de estilo neobizantino construido entre 1892 y 1899 y ubicado en la antigua basílica de Nuestra Señora de Atocha, es de gran valor escultórico y arquitectónico.

Creado con la intención de albergar los cuerpos de personajes importantes de la historia de nuestro país, allí reposan Práxedes Mateo Sagasta, Agustín Argüelles, José Canalejas o Eduardo Dato.

El cementerio de mascotas

Único en la Comunidad de Madrid, este camposanto donde están sepultados los mejores amigos de cuatro patas se encuentra en Arganda del Rey. Allí, 4.000 mascotas reposan y sus lápidas cuentan historias tan emotivas como la de Jara, una perra que salvó a sus dueños de una muerte segura en un incendio o Gar-Goris, otro can que murió protegiendo a su dueño en un atraco.

Estos son solo algunos de los lugares sagrados de Madrid que son recomendables visitar, ya sea por su historia, por quienes ocupan sus parcelas o por las curiosidades que los rodean.

Si te animas a hacer este tipo de turismo diferente, no olvides pasarte luego por Hotel Regente y contarnos tus impresiones ¡Te esperamos!

 

 

Categorías: Blog

Deja un comentario

Su dirección de e-mail no será publicada. Los campos obligatorios se indican con*

*